Mar para Bolivia

“LA POLÍTICA BOLIVIANA QUE SE EXTENDIÓ
DESDE 1879 HASTA 1899”

Jorge Gumucio Granier
Historiador y diplomático

En su obra magistral, el historiador y diplomático don Jorge Gumucio Granier, titulado
 “El Origen de del Enclaustramiento de Bolivia y el Tratado de 1904” nos ofrece el siguiente conocimiento:

“El gobierno chileno del presidente Pinto y su ministro Domingo Santa María decidió a mediados de abril de 1879, a escasos dos meses de la ocupación del Litoral boliviano y a dos semanas de las declaraciones de guerra contra Bolivia y Perú, de ofrecer al gobierno boliviano una negociación para establecer las bases de un acuerdo de paz fundado en la cesión del Litoral boliviano a Chile y una rectificación de fronteras que permita a Bolivia acceder de manera soberana al Pacífico por el puerto de Arica, consolidando también la anexión por Chile de la provincia peruana de Tarapacá; estableciendo una alianza defensiva entre Chile y Bolivia dirigida a persuadir al Perú de posibles acciones contra los intereses de los nuevos aliados.

Estas bases fueron enviadas  a mediados de abril mediante agentes confidenciales: el empresario chileno Justino Sotomayor, el boliviano Luis Salinas Vega avecindado en Santiago e igualmente el intelectual Gabriel René Moreno. En los tres casos,  Daza y el gobierno boliviano rechazaron las bases chilenas y así lo hicieron saber a las autoridades de Chile y el Perú. Fueron entregadas al presidente Daza y al canciller Serapio Reyez Ortiz, personalmente, el 8 de junio en Tacna

El ofrecimiento de estas bases sirvió como fundamento de lo que los historiadores chilenos han llamado “LA POLÍTICA BOLIVIANA QUE SE EXTENDIÓ DESDE 1879 HASTA 1899” y que tuvo como eje principal al pensamiento de Santa María quien predicaba que no se podía “ahogar a Bolivia, privada de Antofagasta y de todo el litoral que poseía antes, hasta el Loa, debemos proporcionarle por alguna parte un puerto suyo” 

NOTAS REDACTADAS POR EL CANCILLER SANTA MARÍA PERO FIRMADAS Y ENVIADAS POR EL CÓNSUL DE CHILE EN LA PAZ Y GERENTE DE LA MINA DE CORO-CORO, SEÑOR JUSTINIANO SOTOMAYOR GUZMÁN,  AL PRESIDENTE HILARIÓN DAZA. 8 DE ABRIL 1879.

“La ruptura de relaciones entre Bolivia y Chile me ha sido muy dolorosa…El Perú por el contrario es el peor enemigo de Bolivia le agobia bajo el peso de sus trabas aduaneras, es el cancerbero de la libertad comercial, industrial y política de Bolivia. Chile ha llevado industrias y capitales y la minería ha tomado con este fluir un  impulso que ha tenido que influir sobre la agricultura y la riqueza del país. Chile es, la única nación que puede  aliada a Bolivia, darle lo que le falta para ser una gran nación, es decir, puertos propios y vías expeditas e comunicación.  Los únicos puertos naturales para Bolivia son Arica, Ilo, Mollendo o Islay

Bolivia unida a Chile ¿no tendría seguridad de vencer al Perú? ¿No tendrá en su mano apoderarse de la puerta de calle de que carece?

Su verdadera independencia no está en Antofagasta sino en Arica, después de esta guerra ya será tarde. Chile vencedor no lo consentiría a menos de tener a Bolivia de su parte.  El hombre que dé a Bolivia su independencia del Perú, será más grande que Bolívar y Sucre, porque aquellos, solo le dieron un simulacro de libertad, y éste se la daría real y verdadera”.

Una segunda carta fue enviada el 11 de abril.  “Ud. ha tenido a oportunidad de notar lo que valen sus aliados actuales. Hablan mucho y no han hecho nada a favor de Uds., ni han, ni podrán hacer aunque lo quieran.  Dueños nosotros del mar obligaremos al Perú a hacer la paz bajo las condiciones que Chile quiera imponerle y entonces quedará Bolivia imposibilitada para recuperar su antiguo Litoral y aún para conquistar jamás Tacna, y Arica, Ilo y Moquegua, que es y debe ser su sueño dorado de nación.

 Después de Chile, es Bolivia el país de mis simpatías, Bolivia no tiene mejor amigo que Chile ni peor enemigo que Perú. Este hace el papel de vampiro que chupa a Bolivia toda su savia vital mientras que Chile le ha llevado brazos, capitales e inteligencia para desarrollar su riqueza nacional. Para Bolivia no hay salvación, no hay porvenir mientras nos sea dueño de Ilo y Moqueguia, Tacna y Arica.  La posesión sería para Bolivia a varita mágica que todo lo transformaría. …/ 

Recibidas estas dos notas, el presidente Daza indignado, de acuerdo con sus ministros, rechazó terminantemente la propuesta e hizo llegar copias al Presidente Prado del Perú. 

Chile insistió enviando mediante el otro delegado, el Sr. Luis Salinas Vega boliviano residente en Santiago, un segundo intento de alianza. Entrevistado con el Presidente Daza éste le manifestó su acuerdo para recibir proposiciones siempre que fuera mediante un enviado especial que le inspirase confianza- Salinas propuso a Emilio Lillo y a Gabriel René Moreno. Daza eligió al intelectual René Moreno.

 CREDENCIAL OTORGADO  POR EL CANCILLER CHILENO DOMINGO SANTA MARÍA AL INTELECTUAL  BOLIVIANO GABRIEL RENÉ MORENO CON  "LAS BASES"                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

En fecha 29 de mayo de 1879 el canciller chileno Domingo Santa María le otorgóa una credencial  con “Las Bases Chilenas” de propuesta para ser entregada al presidente de Bolivia.“Interesado el Gobierno de Chile en poner término a la guerra que sostiene contra Bolivia, mira con placer la buena disposición de usted para coadyuvar a la consecución de este deseo.

El Gobierno de Chile verá con satisfacción que Ud. Se acerque al excelentísimo Presidente de Bolivia y le signifique nuestros sentimientos a este respecto. Mi gobierno espera que el de Bolivia escuchará con benevolencia cuanto usted le exponga en este sentido, y en conformidad a lo que usted ha expresado en nuestras conferencias verbales. La palabra de usted contará en su abono con sus ersonales  presente nota. Dando a usted mis agradecimientos por el noble espíritu que lo anima,  Un historiador Chileno cuyos datos merece la duda de su originalidad y documentación primaria, publica recientemente  una nota cuya fuente documental es totalmente ignorada:

“Al mismo tiempo el ministro Santa María movía sus contactos en La Paz y, como resultado, el presidente Daza recibió una sorpresiva nota de parte de los señores ANICETO ARCE y ADOLFO COSTA DU REIS en la cual se le conminaba a que aceptara la propuesta chilena. Esta increíble nota decía, en parte:

“Como representantes de las fortunas más valiosas, y a nombre de este país, le manifestamos a usted que es preciso ponerse de acuerdo secretamente con el Presidente de  Chile, mediante una entrevista que deberá Ud., tener con el señor René Moreno”

Debe haber sido chocante para el presidente Daza constatar el descaro de estos típicos representantes de la oligarquía boliviana, en su intento por dictar órdenes al Presidente de la República para cautelar sus propios intereses mercantiles.” 

El Presidente Daza y su canciller Serapio Reyez Ortiz expresaron al enviado de Chile su más enfático rechazo a las bases propuestas y éste tuvo que regresar a Santiago con las manos vacías. Las copias fueron entregadas al gobierno del Perú y a otras naciones amigas del continente. 

Intervino aún el boliviano Federico Lafaye, el sobrino del ex Presidente Morales que fue quinta columna a favor de Chile, también el Gral. Benigno Eguino prisionero en Santiago como Eliodoro Camacho.

Santa María escribió al Gral. Sotomayor Baeza:”Veinte días que partió de aquí el coronel Eguino, con quien convine cuanto debía hacer para que la alianza peruana terminase. En mi poder tengo el plan concertado. En él entraba a tentar a Camacho como el único jefe que podría derrotar a Daza” (Gonzalo Bulnes Guerra del Pacífico, Ed. del Pacífico. Chile 1955,)

En sus propias Memorias, el coronel Eguino manifiesta: “Marcharía yo a Tacna con el pretexto de conseguir mi canje, pero en realidad, con la misión secreta de operar un movimiento político mediante el cual, el Gral. Daza sería reemplazado con el comandante en jefe del ejército boliviano, coronel Eliodoro Camacho, quien rompiendo la alianza con el Perú, se entendería directamente con Chile para la inmediata celebración de paz entre ambas naciones. Chile se quedaría entonces a entender sólo con el Perú que muy pronto quedaría aniquilado; y terminada la guerra, Bolivia obtendría los territorios de Tacna y Arica, en cambio del departamento de Cobija que junto con la provincia peruana de Tarapacá pasarían a dominio de Chile” (Miguel Mercado Moreira Guerra del Pacífico, Nuevos esclarecimientos. Ed. Fénix La Paz Bolivia 1955) 

 El 27 de noviembre Daza marchó de Tacna a Arica para entrevistarse con el contraalmirante Lizardo Montero.

En la ausencia e Tacna, el coronel Camacho preparó el golpe de Estado colaborado por Montero. Alejaron a los batallones de la ciudad a un río cercano, se apoderaron del parque de municiones dejando la ciudad en manos de los complotados.

Según Diego Barros Arana, el contraalmirante Montero llamó a Daza a Arica para discutir su plan de campaña y éste sin sospechar el lazo que se le tendía, se presentó en Arica la mañana del 27 de noviembre. Según el mismo historiador, en fecha 28 de diciembre de 1878, Daza informó: El motín escandaloso encabezado por el coronel Camacho y apoyado por unos cuantos jefes desleales ha sido una alevosa sorpresa al ejército y un engaño perverso para sepultar en la vergüenza la honra de la nación que me ha confiado sus destinos. Todos los cuerpos de infantería se hallaban fuera de sus cuarteles en aseo, y por consiguiente sin un cartucho de munición para castigar el grito de rebelión. Así pues, y conociendo que este estado en que se halla ejército puede, no muy tarde, ocasionar un desborde que podría poner en serios conflictos a la población de Tacna, es que deseo que US., con el tino y sagacidad que le caracterizan, restablezca el orden turbado, dejando que el ejército que clama mi presencia, obre con absoluta libertad e independencia y no sugestionado por los traidores a Bolivia”

El contraalmirante Montero rechazó todo pedido del Presidente de Bolivia y más bien ordenó que el ejercito de Bolivia fuera a ocupar los cantones y que una división del Perú ocupe la ciudad de Tacna.

 Daza pretendió embarcarse  en alguno de los buques de guerra neutrales en Arica pero fue rechazado por sus comandantes. El 4 de enero de 1880 partió a caballo hasta Mollendo y en ferrocarril hasta Arequipa. En La Paz el 28 de diciembre había estallado también otra asonada deponiéndolo de la presidencia y del mando de l ejército. Nombrando una Junta provisoria compuesta por los coroneles Uladislao Silva, Dr. Rudesindo  Carvajal y coronel Donato Vásquez para que convoquen a una convención nacional. Mientras en Tacna se proclama a Camacho presidente de Bolivia, en La Paz se proclama como jefe del ejército al Gral. Campero.

Daza retornó a Mollendo y tomó un vapor que lo llevó a Europa.

Nombra al Gral. Narciso Campero jefe del ejército y al contraalmirante Lizardo Montero el mando del ejército boliviano en campaña hasta que Campero se constituya en el teatro de la guerra.

El complotado Juan José Pérez fue el encargado de acusar a Daza como autor de la Retirada de Camarones. Según Alcides Arguedas.

Fue el historiador chileno Francisco Antonio Encina anti boliviano en sus escritos, el historiador boliviano Alberto Gutiérrez, y el propio historiador Benjamín Vicuña Mackena quienes reivindicaron a Daza de un escrito espurio a él atribuido con saña imaginaria donde supuestamente Daza envía al Prefecto de Cobija una nota donde expresa “Mi gobierno ha fregado a los gringos”, terminología jamás utilizada por el mandatario.

 Gastón Cornejo Bascopé
Noviembre 2013